Carnicería punk: es un centro cultural independiente, una carnicería de barrio inserta dentro de unos block social en pleno Santiago centro, que ha sido intervenida sin modificar su estética de carnicería, para realizar los talleres literarios, presentación, lanzamientos de libros, lecturas poéticas, etc.

Editorial Moda y Pueblo: somos una editorial independiente, trabajamos a partir de la fotocopia y corchetera; ediciones limitadas y enumeradas que buscan ser vendidas a bajo precio y rescatar el concepto estético de fetiche del libro por medio de diseños de libros objetos, es decir reivindicar desde la cita comercial, al libro como un objeto único de arte, inclasificable e inencontrable.

sábado, 17 de enero de 2009

Cosas que no existen / por Leonardo Quezada

A partir de Contacto de Dennis Cooper

Las guaguas inspiran vida, por eso siempre están rodeadas de gente, y todos sufren tanto cuando una de ellas muere, por otro lado los viejos inspiran muerte, tanta que se entiende su abandono, el “ahora descansa en paz” que los corona cuando al fin fallecen, los jóvenes sin embargo, sobretodo los adolescentes inspiran en los demás una tristeza extraña, tristeza de ver como la vida que les salía por los poros empieza de a poco a acabarse, como no se va haciendo tan raro ver un adolescente muerto. Un niño nunca puede morir, sin embargo un adolescente ya está en edad de ser mutilado, el halo de muerte que sobrevuela la adolescencia no me produce nada más que ternura, ternura de notar como cada adolescente es un niño muerto, cada adulto es un adolescente muerto, cada anciano es un adulto muerto, por que eso que fueron de una forma u otra ya no existe, la única vez que no eres la muerte de nadie es en la niñez, esa misma ternura me provoca querer morir, “no, no me gustaría morir nunca, pero si verme a mi mismo muerto. para saber quien soy gracias a la muerte.1” verme a mi mismo buscando la muerte deprisa, como lo hacía hace poco tiempo, como me vi hace poco, aturdido y perdido como a todos mis amigos y a otros que no lo son tanto, por que todos éramos adolescentes hace no mucho, y en este tiempo no hicimos otra cosa que no sea buscar la muerte, aunque sea indirectamente, sabemos de la tristeza de ya no estar llenos de vida y ya nos dimos cuenta que desde este punto en adelante el camino es sólo en bajada. George Miles es el punto nodal en el libro, donde todos se encuentran y todos se ven, cómo personajes haciendo un papel determinado, o cómo un parámetro, un limite al que no llegar, George Miles quien suele encontrar paz mientras toma ácidos y se hace el muerto, que suele encontrar paz mientras son otros los que se mueven y viven por el, mientras se recuesta y un hombre mayor práctica coprofagía con su mierda. Es el mas triste y el mas real, George Miles quien tiene una fascinación por Disney, que le gusta soñar despierto con los recorridos por las atracciones, el George Miles que esconde drogas bajo un gorro de Mickey Mouse y un espejo de Donald, ese George Miles somos todos. Somos los que a pocos minutos de llegar a la casa de un desconocido para tener sexo pensamos “este podría ser un asesino en serie, estas podrían ser las últimas escaleras que suba y esta la última imagen que tenga desde una ventana”, somos todos los que aunque sepamos diferenciar tipos de drogas e intensidades, aun conservemos cierto fetichismo pacifico por cosas de niño, por el gato cósmico, por los padrinos mágicos, por Pokemon, por toda la fauna Disney, por Mickey Mouse disfrazado de brujo, por detalles pequeños que nos hagan sentir que aun queda un poco de vida en nosotros, aunque inevitablemente somos cuerpos muriendo.

1 Cita del libro “contacto” de Dennis Cooper, cuando un personaje responde a la pregunta “te gustaría morir?” .

1 comentario:

FraYeR dijo...

el leo es el que escribe más bakan de todos!!!!!